Entre la ciencia y el arte…

… No es idea mía, sino el resumen que el equipo del Spanish Craft Revolution de Etsy ha puesto de la entrevista que han colgado en el blog. Forma parte de una serie de entrevistas de miembros del Team, donde lo que se pretende es, en esencia, desvelar un poco de la persona que se encuentra dentrás de la tienda, de las obras que muestra.

Yo creo que eso es la artesanía. Si realmente nos diferenciamos de la producción seriada es porque los artículos artesanos tienen “alma”. A veces, guardar la intimidad tiene la pega de que lo que ofrecemos queda vacío, como si un ente incorpóreo entregara nuestras obras al mundo. Y no es así.

Al principio, incorporar una foto personal tanto al blog como a otros medios de divulgación de El códice del Eremita me generaba un poco de ansiedad: al fin y al cabo, si soy una “eremita” oculta en esta cueva, ¿qué pinta una foto mía fuera de ella? 🙂

Pero bueno, al fin y al cabo y, seamos sinceros, nuestras fotos y nuestros datos viajan más allá de nosotros mismos y a veces -por desgracia- fuera de nuestro control, por mucho que resguardemos nuestra intimidad: quizá, como en todo en esta vida, lo justo es buscar un equilibrio controlando nuestra imagen y exportando al mundo aquello más auténtico que poseemos.

Una de esas cosas más “mías” es precisamente todo lo que implica esta aventura de El códice del Eremita en  todas su variantes, de restauración y de encuadernación, y abrir la puerta y sacarlo al mundo fue complejo y a veces duro. Pero, al igual que en mi fotografía, ya puedo mirar de frente y reconocerme en ella…

Por eso divulgo aquí esta entrevista, pero sobre todo por dar a conocer a este maravilloso equipo de artesan@s del Spanish Craft.

Los mismos que nos movemos en un difícil equilibrio entre el sueño y la realidad.

3 Comentarios

  1. Luis Montero

    Conversaba con una buena amiga acerca de encuadernación, y me dió por mostrarle tus publicaciones. Entonces me dió este pensamiento que hoy te comparto. Según nosotros, vos correspondés a una de estas tres categorías:

    Quién trabaja con las manos es un trabajador manual.
    Quién trabaja con las manos y el cerebro, es un artesano.
    Quién trabaja con las manos, el cerebro y el corazón es un artísta.

    Como no toda la gente ”le habla” a lo que hace, coincidimos en que vos sos del tercer tipo.

    Responder
  2. Eremita

    Jeje, sí Luis, la verdad es que mmmm eso de hablarle a mis Meditatios y Óbeos es una “manía” que tengo con casi todo lo que hago, durante el propio proceso. Yo sé que vi una película en que la protagonista intentaba justificar algo parecido y luego reconocía que, “bueno, pero creo que en realidad es que paso mucho tiempo sola”. Y es cierto. Como en “Como agua para chocolate”, aquellos que convivimos con nosotros mismos acabamos desarrollando nuestros propios fantasmas, e intentamos que los fantasmas amigos se queden y aquellos que nos desasosiegan se vayan. Luego, nuestros compañeros de trayecto más inmediatos como artesanos creo que son, sin duda, nuestras propias obras. Y para mí llegan a tener vida propia como el mejor de los recuerdos. Después de pasar tanto tiempo con ellas, al despedirme, las despido como a un “hijo”, deseándoles lo mejor en su nueva vida, pidiéndoles que se porten bien, que nunca se pierdan, que lleguen bien a su destino y que no se asusten por el camino, que conserven mucho tiempo su olor, su tacto, la tersura de la costura, y que faciliten su tarea al usuario lo máximo posible. En todo caso, y como en la novela de Laura Esquivel, donde aquello que Tita cocinaba tenía unas consecuencias amplísimas dependiendo de su estado de ánimo, creo que parte de esa energía mía se envía a través de cada cosa. Y creo, también, que también le sucede a todos los artesanos y a todos los artistas, hablen de forma consciente con sus obras, o inconscientemente, sólo con las manos en el lenguaje de signos.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *