Delito

Delito, según la RAE, hace referencia a un acto penado por la ley. Pero también a aquella acción reprobable que nosotros, de manera cotidiana, entendemos como: “esto es un delito”.

Si los restauradores tenemos un código deontológico que debemos seguir porque de esa manera nos atenemos a las directrices básicas que hemos aprendido en nuestra profesión es fundamentalmente porque nos permiten respetar la obra por encima de todo. Pero no estamos colegiados. Y aunque tenemos varias instituciones que velan, a nivel comunitario y nacional por el derecho de nuestro patrimonio, si vemos algo inadmisible- y lo vemos más a menudo de lo que nos gustaría-, no tenemos forma de denunciarlo.

Quizá y fundamentalmente porque hay una dicotomía desde nuestras propias instituciones, produciéndose claras irregularidades desde el propio sistema de enseñanza o cuando desde las comunidades realizan exámenes para otorgar el carnet de artesano bajo criterios reprobables desde ese propio código deontológico.

Mi experiencia profesional es relativamente corta en comparación con la de otros compañeros, pero en este poco tiempo ya me he enfrentado a situaciones que me han hecho plantearme hasta qué punto existe un mínimo de respeto a esta profesión, a nuestro patrimonio, o hasta qué punto amamos nuestros recuerdos. Precisamente esta es una de las razones por las que inicié este blog. Porque detrás de algunas estaba el “yo no sabía que aquí había restauradores profesionales (sic)”

Cuando un vecino tira de un vecino para hacer una labor de bricolaje para unos de los libros heredados de su bisabuelo, porque es un auténtico manitas, culto, diestro, que se le da todo bien y además es un incansable trabajador… pues me parece bien. Allá cada uno con su colección bibliográfica… si bien preferiría que dejasen el libro tal y como está. O como mínimo se asesoren: preguntar a un restaurador no es como ir a la consulta de un médico (por desgracia para nosotros, claro 😉 y no hay que sacar la tarjeta de crédito nada más oler la consulta. No. Pero si aún así les hace ilusión que su vecino “Restaure” su libro (arrástrese la erre para darle más importancia), adelante.  Algún nieto suyo se acordará del evento si por casualidad sale bibliófilo.

Pero cuidado cuando salgamos de nuestras casas. Aquí la cosa ya cambia. O mejor: debería cambiar. Porque estamos jugando con el patrimonio de todos. Y para velar por él es importante asegurarnos de que quien se encargue de él es un profesional conocedor de aquello que NUNCA debe hacerse.

Fijaros:

Testimonio de un error de corte tras la formación de esta hoja

Esto es un detalle de un bifolio del XVI. Los artesanos crearon la hoja, pero al cortarla una parte de la misma quedó arrugada hacia el interior y ahora podemos ver el testimonio del corte solamente con levantar ese fragmento de papel. Es un bello testimonio de las prisas de unos artesanos que vivían de su oficio. Nos retrotrae el pasado. Nos imaginamos el proceso. La dejamos tal cual está, para que quede como prueba de la fabricación de este papel.

Ahora veamos esta otra imagen:

Esto es un detalle de un libro de actas de 1931. Los artesanos encuadernadores crearon en su día el libro, cosieron los cuadernillos, marmolearon los tres cortes.

Hoy llegó a mis manos tras pasar por otras, supuestamente de alguien que se decía encuadernador. No sólo guillotinó el corte de cabeza y de pie (superior e inferior), eliminando el testimonio del marmoleado, sino que decidió guillotinar también el lomo para evitar desmontar el libro y con ello fulminó todos los cuadernillos, re-encolando después (al estilo de los libros en rústica que todos tenemos y que acaban con las hojas sueltas por nuestra biblioteca).

Pero al cortar el bloque una parte de esta hoja quedó doblada hacia el interior y ahora podemos ver el testimonio del corte solamente con levantar ese fragmento de papel. Es un funesto testimonio de las prisas de unos artesanos que viven de su oficio. Nos retrotrae al presente. Nos imaginamos el proceso.

La dejamos tal cual está, para que quede como prueba del delito.

Testimonio del guillotinado

4 Comentarios

  1. Ruth

    Pues si, es indignante… Desgraciadamente estamos en el país de la pandereta (como dice mi amiga Merçé) y aqui, para encontrar a un solo profesional que ame su oficio, lo defienda y le de el prestigio que se merece, nos encontramos a otros diez dispuestos a prostituir cuarquier profesión… (he escrito diez, porque me he levantao “con el pie derecho” esta mañana 😉 )

    Responder
    • Raquel Alonso

      Tal cual. Y por desgracia, al menos en este país incluso llegan hasta el puestos de decisión y de docencia. De momento no señalo con el dedo, porque si lo hago, lo metería en el ojo de quien lo permite de forma directa y necesito mi vida para poder vivirla. Pero tiempo al tiempo.

      Responder
  2. Fernando

    Tienes toda la razón Raquel , el problema de este caso es que los libros antiguos caen en manos de personas que no saben valorar lo que tienen
    y de ahí todos los destrozos que se llevan a cabo hoy en día.
    Saludos.

    Responder
    • Raquel Alonso

      Eso es. Asusta, y mucho, pensar que este libro había pasado por un supuesto encuadernador -digo supuesto porque sus acciones deberían ser motivo de expulsión directa de cualquier gremio- y su intención de tirar por la vía rápida es obvia porque forma parte de una serie de libros de actas. La verdad es que da para al menos otro jugoso post 😉 Un saludo Fernando.

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *